¿Cuáles son los síntomas de los trastornos de la atm?

Los trastornos de la ATM (Articulación Temporomandibular) pueden causar una variedad de síntomas, incluyendo dolor de cabeza, dolor en la mandíbula, dolor en el oído, dificultad para masticar, dolor al hablar, chasquido o ruido en la mandíbula al moverla, y sensación de bloqueo de la mandíbula. Si experimenta alguno de estos síntomas, le recomendamos que consulte a un profesional de la salud para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

La cura de los trastornos de la ATM

No existe una cura única para los trastornos de la ATM, ya que pueden ser causados ​​por una variedad de factores. El tratamiento dependerá del tipo y la gravedad del trastorno, y puede incluir medidas como el uso de medicamentos para aliviar el dolor, ejercicios para fortalecer los músculos de la mandíbula y la mandíbula, y en algunos casos, artroscopia y cirugía.

Cirugía de la ATM

La cirugía para tratar los trastornos de la ATM puede incluir procedimientos como la artroplastia (reemplazo de la articulación dañada), la estabilización del disco (para evitar que el disco se desplace fuera de su lugar), y la liberación de los músculos y ligamentos tensos. La cirugía también puede incluir la eliminación de crecimientos óseos anormales o la reparación de daños en los tejidos blandos, como el cartílago. Cada caso es diferente y el tipo de cirugía que se necesita dependerá de la causa y la gravedad del trastorno.

Artroscopia de la ATM

La artroscopia es un procedimiento médico que implica el uso de un artroscopio, que es un instrumento delgado con una cámara en su extremo. El artroscopio se inserta a través de una pequeña incisión en la piel y se utiliza para examinar y tratar una articulación internamente. La artroscopia se puede utilizar para diagnosticar y tratar una variedad de afecciones, incluyendo trastornos de la ATM. En lugar de realizar una cirugía abierta, la artroscopia permite al médico ver la articulación y realizar procedimientos menores a través de pequeñas incisiones, lo que puede resultar en una recuperación más rápida y menos dolorosa para el paciente. Sin embargo, no todos los casos de trastornos de la ATM pueden ser tratados con artroscopia, y es posible que sea necesario recurrir a una cirugía abierta en algunos casos.

Deja un comentario

Escribe tu mensaje y te responderé en cuestión de minutos

Tu consulta ¡Gratis!

¿Como podemos ayudarle?